Un marinero llamado Carmelo García

Decorado de la Plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda

Francisco Pavón

Existen hitos que nunca deben ser olvidados, momentos trascendentales que todos debemos conocer a causa de su gran importancia. Cristóbal Colón descubrió un nuevo mundo tras la conquista de América en el año 1492, los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla consolidaron la Reconquista al derrotar a los musulmanes en su último bastión ubicado en el reino de Granada, Ignacio Sánchez Mejías a través de la generación del 27 creó uno de los movimientos literarios de mayor repercusión provocando una auténtica revolución cultural. Estos son solos algunos ejemplos de la bella historia que atesora la nación española.

España siempre fue mar, gracia, salero y donaire y de sus mares partieron un 26 de septiembre de 1519 cinco naves desde el puerto de Sanlúcar de Barrameda. Por nombre la nao Victoria, la nao Concepción, Santiago, San Antonio y el buque insignia la nao Trinidad. Al frente dos marineros de reconocido prestigio como Fernando Magallanes y Juan Sebastián Elcano acompañados de una tripulación de 250 personas se lanzaban a la aventura de llegar a la isla de las Especias surcando por el oeste. Tras tres años de navegación, el final ya lo conocemos todos, la primera vuelta al mundo era realidad.

El mundo es un auténtico pañuelo, 501 años después un marinero llamado Carmelo García no ha querido dejar de poner en valor este ilustre hecho a pesar de todos los condicionantes surgidos, la tripulación será pequeña (900 personas). Sanlúcar dará toros el próximo sábado bajo el nombre “La Magallánica” para homenajear la hazaña iniciada por Magallanes y culminada por Sebastián Elcano. Los toreros vestidos de la época, el albero repleto de sal con decorado especial para por un momento volver al pasado. Todo parece de película, al sonar el clarín el toro será el protagonista, el oleaje de los mares se posará en los tendidos como una banda sonora en forma de oles, la historia y la tauromaquia se darán cita en un acontecimiento muy especial.

Bendita locura la del mundo del toro, la celebración de este festejo es muestra del compromiso de un empresario con su correspondiente plaza de toros. Cuando más difícil estaba todo, más fuerte se ha hecho, de un aforo de 2.500 localidades ha pasado a 900 debido a la nueva medida adoptada por la Junta de Andalucía y aún así ha tirado para adelante. Aquí no existen intereses económicos, sino muchísima afición y ganas de luchar por la fiesta en un momento tan delicado como importante.

Estás son las cosas que verdaderamente me hacen pensar, sentir que la tauromaquia aguarda algo especial, algo que la mueve para nunca dejar de caer. Ayer me acosté feliz, hoy me levantó para decir que en esta vida no existe nada más bonito que ser taurino.

Sábado 22 de agosto, Sanlúcar de Barrameda “La Magallánica”. Toros de Miura para Manuel Escribano, Daniel Luque y Pepe Moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales