Un floreado Ramos de Daniel para dar comienzo a la primavera

Destacada corrida-novillada de Daniel Ramos

Francisco Pavón

Con la venida de una época muy especial en el calendario, la localidad albaceteña de Ossa de Montiel dio comienzo a la celebración de novilladas en este presente año. Motivo siempre de alegría, no podemos olvidar que aquí se encuentra el futuro de la tauromaquia, mientras más, mejor y siempre son pocas en estos tiempos dónde las oportunidades escasean y los novilleros apenas tienen el debido rodaje para alcanzar la tan ansiada alternativa. La primera oreja la cortó el empresario antes de dar comienzo el paseíllo. Gracias y mi más sincera enhorabuena.

Hablaba antes de la primavera porque las diferentes flores que relucen sirven para describir a la perfección cómo fue la corrida de Daniel Ramos lidiada en el ruedo.

Existen rosas tempranas con una belleza especial, su colorido resalta por encima del resto, son las primeras que adquieren la luz del sol para agradar la vista del caminante. Así fue el tercero de la tarde, todo cadencia y bondad en la embestida acompañado de buen son. Desde el capote se desplazó haciendo el avión, condición que mantuvo durante toda la lidia. Solo había que tirar de él implementando un suave toque. Gustó la actitud de Diego García, con muchísima ambición y queriendo hacer las cosas bien consiguió hilvanar faena. Limpieza y buen trazo de muletazo por ambas manos. Dos pinchazos y una estocada desprendida precedieron a la oreja.

En su segundo turno encontró un animal obediente que atendía a los toques y tenía largura, pero acabó manseando y encerrado en tablas. Le buscó las vueltas mediante disposición. Tras varios pinchazos dejó media en buen sitio. Oreja, excesiva bajo mi criterio.

El olor que desprende el tomillo lo utilizamos para describir el lote tocado en suerte al novillero Carlos Aranda. Dos magníficos ejemplares, especialmente el primero tuvo un pitón izquierdo extraordinario, humillación y galope templado. Solo un matiz, al principio de faena requería su altura y no apretarse en exceso. Finalmente acabó entregándose. Sucedieron tandas con numerosos enganchones afeando la puesta en escena que tuvo gran calado en los tendidos. Dos orejas concebidas por el efecto fulminante del acero, era de una.

Lo mejor de Aranda sucedió en el cuarto animal durante el final de faena. Hubo momentos de inspiración toreando relajado al natural, colaborador lo hizo posible gracias a sus buenas embestidas. Tuvo profundidad y recorrido durante el trascurso de los muletazos. Venido a menos, el torero optó por pisar los terrenos del astado. Mal con el estoque. Ovación.

El público no pudo ver la evolución de Rocío Romero durante los meses de campo e invierno, la plaza es otro cantar bien diferente. Eso sumado a que se las vio con dos flores marchitadas que nunca relucirán en la primavera. Con una primera arrancada muy brusca y violenta se venía el novillo de lejos para después quedarse pegado al albero. Había que intentar atemperarlo, no insistirle en demasiado y dejarle algo de tiempo. Repito, no era tarea fácil.

En el quinto fue imposible, siempre con la cara arriba al final del muletazo y en cuanto se sintió podido se rajó. Precisamente ante la dificulta consiguió buenos naturales aislados. Me llamó la atención la forma tan pura en lo que a colocación se refiere. Ni tuvo los mimbres necesarios, ni Rocío Romero fue Roció Romero. Con la espada un auténtico calvario.

Según mi jurisdicción la ganadería de Daniel Ramos se llevo la tarde con una magnífica novillada en la que hubo variedad, distinción y mucha emoción.

Ficha del festejo

Plaza de toros de Ossa de Montiel (Albacete). Novillos de Daniel Ramos para:

Carlos Aranda. Dos orejas y ovación.

Roció Romero. Ovación y ovación.

Diego García. Oreja y oreja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales