Miguel Ángel Moncholi: “Di siempre lo que piensas” y “piensa siempre lo que dices”

El maestro Miguel Ángel Mocholi tras la conferencia»30 Años de toros en Telemadrid» celebrada en Consuegra. Fuente: @mmoncholi

Esta entrevista fue realizada el día 19 de noviembre en los estudios de radio la Facultad de Comunicación de Castilla-La Mancha por Curro Pavón

Su voz transmite calma, tranquilidad y amabilidad. Son 30 años en Tele-Madrid, 40 años en La cadena Ser, otros tantos ejerciendo como profesor de universidad, creador de Burladero.com. Curtido en una y mil batallas, siempre con el toro como principal referencia y la tauromaquia como pasión.

Don Miguel Ángel, ¿Cuál es su secreto para llegar tan lejos?

Trabajar, trabajar y trabajar. Le voy a contar lo que en su día me dijo José María García, un grande del periodismo deportivo, trabajamos los dos en la cadena Ser y yo tímidamente me acerqué y le pregunté ¿Maestro dígame usted como se puede llegar a ser tan grande como lo es usted? Y el me dijo, con ese tono tan peculiar una cosa que se me quedo siempre grabada. “Trabajar una hora más que los demás” y efectivamente trabajando una hora más que los demás, se puede al menos competir con el resto de compañeros.

¿Qué recuerdos guardas de sus comienzos en pleno auge de la tauromaquia?

Mis primeros conocimientos de tauromaquia son con mi abuelo y con mi padre, yendo a lo alto a la andanada de la plaza de Las Ventas. Pero mis primeros años como profesional son en la cadena SER en el año 80, iniciando un programa sencillo de 15 minutos, la “Universal hora 25” con Luís Rodríguez Olivar y otros tantos maestros. Nosotros lo que hacíamos era un programa de radio en el que se hablaba de toros intentando llegar a todo el mundo, fueran o no fueran aficionados.

Tele-Madrid, Cadena Ser, Onda Cero, Burladero.com ¿Cuál cree usted que ha sido su principal aportación al mundo taurino?

Precisamente ser novedoso en la manera de hacer conexiones. Cuando hacia radio quería por encima de todo transportar, convertirme en los ojos del oyente. En televisión explicar aquello que se veía en la plaza y captar al aficionado, que la gente se diera cuenta de que la técnica del toreo no es ponerse y que el toro venga. Sino que tienes que tener una colocación, una distancia, un terreno. Si tu conseguías explicarle a la gente los pequeños secretos de la magia del toreo, podías captarles. Así ha sido durante tantos años en Tele-Madrid contando lo que era cargar, templar, mandar o por ejemplo los encierros explicando como se colocan en Pamplona los mozos y como se colocan el pañuelo para que no sea un golpe, un nudo corredizo, sino que sea un nudo qué si el toro tiene la audacia de cogerte por ahí, el nudo se deshaga de inmediato.

¿Qué opina de la situación de la tauromaquia en RTVE?

Es una triste realidad, nuestra sociedad se ha politizado y diría que excesivamente. Evidentemente los políticos tienen su papel en la sociedad, rigen, lideran, establecen los criterios de administración, pero lamentablemente los políticos están imponiendo ideologías. Los toros no eran de nadie, ni de izquierdas, ni de derechas. Hay que decir que un día llegaron los políticos junto con el consejo de administración considerando que eran dañinos para ciertos espectadores, especialmente para los menores. Estudios analíticos elaborados por distintas universidades demostraron lo contrario, los niños que han vivido en el mundo del toro de manera habitual en absoluto se ven traumados ni muchísimos menos. Uno que vivió el mayo del 68, en el que el lema, el eslogan, era prohibido prohibir se lleva las manos a la cabeza pensado en que nos están prohibiendo algo que ha sido declarado recientemente, hace pocos años, patrimonio cultural inmaterial.

En conclusión, veracidad, responsabilidad, no dejarse llevar por la autocensura, decir aquello que se piensa, estudiar y analizar. Miguel Ángel Moncholi

Los jóvenes tienen la muleta para continuar la faena que grandes del periodismo como usted dejasteis marcada. ¿Cuál es ese consejo que les da?

Uno de ellos es el de José María García, el segundo consejo me lo dio Joaquín Vidal. Joaquín Vidal ha sido un maestro de la crónica taurina. Él me dijo algo tajante que he puesto siempre sobre la mesa y en mis ideas. Y es “di siempre lo que piensas», no te dejes nunca llevar, siempre lo que piensas”. A esa frase de “di siempre lo que piensas” siempre le añado otra que es la de “y piensa siempre lo que dices”. El periodismo es una grave responsabilidad de una sociedad democrática como la nuestra. Se puede hacer mucho bien y mucho mal en muchos años, cuando tú en un mal uso de tus atribuciones como periodista eras capaz de difamar, de mentir, de socavar la realidad y la verdad. Yo creo que siempre hay que decir lo que se piensa, pero siempre sabiendo que el periodismo nos exige luchar por la veracidad. Cuando antes decía que había que trabajar es porque yo debo contrastar cuantas más fuentes mejor y cuando ya tenga absolutamente cocinada la notica, cuando ya tenga respuesta a todas esas famosas preguntas que nos hacemos en periodismo, me atreveré a dar la información con la responsabilidad que la sociedad me está pidiendo. En conclusión, veracidad, responsabilidad, no dejarse llevar por la autocensura, decir aquello que se piensa, estudiar y analizar. Los periodistas parece que cuando salimos de la facultad ya lo sabemos todos y no es cierto. Las técnicas del periodismo, de la comunicación están en continua evolución. Cuando yo empecé en periodismo no existía siquiera el periodismo especializado, ya no digamos las redes sociales, no existían los correos electrónicos. Por tanto, yo necesito seguir trabajando, seguir estudiando.

Le pregunto por su faceta de profesor en la universidad Complutense de Madrid. ¿Cuál es esa relación que se establece entre universidad periodismo y tauromaquia?

En la universidad Complutense tenemos un curso de periodismo taurino, que yo invito a que conozcan para conocer todas las herramientas y lo que hay detrás de este mundo maravilloso y mágico de los toros. El periodismo se debe estudiar, y el periodismo taurino todavía con más ahincó. En la universidad afortunadamente sé nos permite poder desarrollar este curso a través de conferencias, coloquios, mesas redondas o distintos programas y medios existentes.

Usted ejerce una labor de vital importancia en la difusión de la tauromaquia por Europa ¿Cuál es la función de la Unión Europea de turismo taurino?

Explicar al turismo, bien sea turismo interior o turismo exterior procedente del extranjero la importancia de la cría del toro, la importancia de la preservación de ese ecosistema que es la dehesa, la importancia de toda la fauna y flora que alrededor se está desarrollando. Conseguir que el que no conoce todo esto se de cuenta de la importancia del aporte de lo que es la cría del toro, no solamente para después ir a la plaza sino también como sostén ecológico, como capacidad para mantener el bien estar natural. Hacer ver el mimo con el que mayorales y vaqueros los tratan, o como el ganadero mantiene ese mismo y aguanta cuatro años más las nueve lunas de gestación como se dice en el campo para ver su producto en la plaza. Detrás de la tauromaquia, hay todo un romanticismo que es el que queremos que vean y que también se den cuenta de que todo esto es la fase preparatoria inicial de lo que luego supone una liturgia, un rito único que todavía se mantiene afortunadamente incluso desde el punto de vista antropológico.

Su relación con la feria de Cuenca fue muy intensa los primeros años de la gestión de Maximino Pérez como empresario ¿Qué recuerdos tiene de aquellas tertulias en el hotel Torre Mangana emitidas por la televisión local?

Magníficos. Fueron unos años preciosos en los que yo hacía un gran esfuerzo. Me iba a Cuenca, terminaba y me volvía a Madrid para el encierro de San Sebastián de los Reyes a las ocho de la mañana. Seguidamente hacía el programa especial del mediodía y el informativo de las dos de la tarde para finalmente c volver a Cuenca. Pues a pesar de eso magnífico. La gente de Cuenca es hospitalaria, me recibió con los brazos abiertos, agradecía cuando compartimos con ello en esas tertulias el conocimiento, el toque, la colocación, el peligro, el pitón que pasaba cerca, el esfuerzo que hacía el torero. Yo tengo un grandísimo recuerdo de aquellas tertulias en el hotel Torre Mangana. Precisamente he vuelto hace poco, porque eran treinta años en Tele-Madrid y tuve la oportunidad que me dieron los amigos de Cuenca de poder explicarles lo que han sido esos años de alegrías, de penas también, de sacrificios, de esfuerzos, de satisfacciones. De tal manera que volví a revivir aquellos años que como bien decías a través de la televisión local pude compartir. Quiero agradecerle a los conquenses el que con su paciencia me hicieran un sitio dentro de sus casas o en presencia allí en el Torre Mangana.

Así es Miguel Ángel Moncholi, un libro abierto de sabiduría, experiencia y amor por la tauromaquia.

Entrevista a Miguel Ángel Moncholi en El Alguacilillo

Ir a descargar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales