Escribano, Román y Emperador en la primera de Cabra

Completa corrida de Santiago Domecq en la que destacó especialmente el último de la tarde de nombre Emperador

Román junto a Emperador de Santiago Domecq

Curro Pavón

Antesala de lo que va a ocurrir el próximo día 12 de octubre en el coso de los Califas, la localidad cordobesa de Cabra fue la encargada de dar el pistoletazo de salida al proceso de reconstrucción de la tauromaquia, un serial compuesto por 21 corridas impulsado por la función Toro de Lidia y Canal Plus Toros con el objetivo de reactivar el sector a través del origen de todo, los pueblos. Para ello se contó con la presencia de los diestros Manuel Escribano y Román, los toros llevaron el hierro de Santiago Domecq.

El primero, ofreció buen juego en todos los tercios, se desplazó en el capote por ambos pitones, empujo muchísimo en el caballo ofreciendo una gran pelea y galopó en banderillas. Muy arriesgado, al quiebro y pegado a tablas el tercer par de Escribano. En la muleta se vio un animal con mucha clase y recorrido que regaló embestidas de gran valor al torero. Bajo su concepto instrumentó faena el de Gerena alternando ambos pitones, especialmente hubo una tanda muy buena con la diestra rematada con un precioso cambio de manos. El toro requería llevarlo y con largura lo aprovechó Escribano para conseguir la primera oreja de la tarde. Estocada entera algo baja. Oreja.

De costero a costero, con la sensibilidad de llevar el más preciado paso de palío cogió el percal en el tercero para literalmente mecer las embestidas, el pecho por delante, ganando terreno y uno a uno hasta llegar a los medios iban sucediendo los lances, una delicia para todo aquel que lo sepa apreciar. Lo disfrutó muchísimo. El picador Curro Sanlúcar protagonizó una sensacional puesta en escena en el primer terció haciendo la suerte de principió a fin. Inició con el pase cambiado por la espalda y ya desde ese momento se pudo ver la gran movilidad y trasmisión que tenía el de Domecq. Labor muy digna ante la buena condición y casta del oponente, Escribano toreó para sí gustándose especialmente por el lado izquierdo. Estocada entera. Oreja con petición de la segunda.

Genuflexo inició temporada Román, pues era la primera en este confuso año. Se encontró un defecto y una virtud principal en la embestida de su antagonista, la falta de humillación y la prontitud. Faena de menos a más en la que la falta de acople hizo acto de presencia en los primeros compases, había que llevarlo en línea recta en los muletazos iniciales para ordenar las embestidas y sobre todo saber cogerle los tiempos, cosa fundamental en el toreo. De mitad en adelante lo entendió el valenciano logrando la unión necesaria entre toro y torero, dos circulares en estático moviendo los talones y los doblones finales fueron lo más destacado. Pinchazo y media estocada que precisó de dos golpes de descabello. Ovación.

Dice el dicho que las hechuras no suelen fallar, una pintura fue “Emperador”, bajo, con cuello, chato, cuesta abajo, con armonía y las proporciones exactas para embestir como todos deseábamos. Durante el trascurso de la lidia se iba intuyendo lo que podía pasar en la muleta, estaba colocando la cara abajo y obedeciendo a los chismes. Bonito gesto el que tuvo Román al dejar al sobresaliente de la tarde, Chapurra, hacer el quite.

Daba igual el pitón, por los dos hacia el avión con el hocico rozando el albero, prontitud, codicia, bravura… El planteamiento de faena estuvo acorde a la gran calidad del toro, lo templó desde el primer momento y no le dudó en ningún segundo, sabía lo que tenía en frente. Inteligente fue el tiempo dado entres serie y serie para el devenir de la lidia. Román fue el Román que todos queríamos ver, toreo largo, de mano bajo y total entendimiento. Un enganchón a la hora de ejecutar un pase de pecho provocó una fuerte voltereta sin consecuencias. De vuelta a la cara hizo leves amagos de rajarse, aunque no perdía su condición cuando le dejaba la muleta puesta para ligar los muletazos. Regaló rítmicas y bellísimas embestidas por el bien general de la fiesta. Estoconazo, dos orejas y vuelta al ruedo al toro con total merecimiento.

Ficha del festejo

Plaza de toros de Cabra (Córdoba). Primera de la gira de reconstrucción. 200 localidades. Toros de Santiago Domecq, muy bien presentados y de gran juego en general. El 1º, con gran clase; el 2º, pronto y encastado; el 3º, con mucha trasmisión; el cuarto, nº5, negro, de nombre “Emperador” premiado con la vuelta al ruedo.

Manuel Escribano. Oreja y oreja con petición de la segunda

Román: Ovación y dos orejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales