Esaú Fernández y Filigrana destacan en Ossa de Montiel

El diestro sevillano, Esaú Fernández, corta tres orejas y Mario Sotos una a la corrida de Buenavista

Esaú Fernández con Filigrana de Buenavista / Foto: Prensa Esaú Fernández

Tarde de frío y viento la que daba el pistoletazo de salida a la primera corrida del año en Castilla –La Mancha. Ossa de Montiel en Albacete se vestía de gala para recibir a tres toreros: Esaú Fernández, Filiberto y Mario Sotos. Tres matadores que rompían el hielo en este principio de temporada con seis toros de la ganadería de Buenavista.

Gruñón con el número 30 y primero de la tarde hizo honor a su nombre en el caballo, con la cara arriba y actitud muy defensiva. Esaú Fernández mostró en el capote mucha soltura y ya se vería en los primeros pases el trabajo realizado en el campo durante el invierno. Emotivo brindis que el de Camas hizo a David Ramírez “El Peque” y a José Manuel Medina “Zorrillo”, recortadores y que les une una  gran amistad con el torero. En el brindis el matador recalcó la gran labor del festejo popular para crear afición. Ya metidos en faena el de Buenavista fue de más a menos donde se lo puso muy difícil al diestro por el pitón izquierdo. Finalizó la faena Esaú Fernández por lopecinas donde mostró su entrega y voluntad. Consigue la primera oreja de la tarde con una buena estocada por la suerte contraria. Lo mejor de la tarde llegó en el cuarto con número 28 y nombre Filigrana. Una faena por parte de Esaú Fernández con mucha transmisión y entrega. El toro de buenas hechuras derrochó seriedad y bravura embistiendo por abajo en la muleta del sevillano. Estoconazo tras un primer pinchazo para conseguir las dos orejas y la vuelta al ruedo del bravo cuarto. Destacar la gran labor de Antonio Chacón durante toda la lidia.

Un toro muy ausente y con falta de raza el segundo de la tarde de nombre Machaquito y herrado con el número 5. Filiberto estuvo bien con el capote y muy firme con la muleta. Una primera tanda muy ligada, sin apretar y con mucho gusto, pero la falta de raza del de Buenavista deslució el final de la lidia. Estocada ligeramente caída pero muy acertada que acaba con la ovación del público. Su segundo toro destacó por su fuerza y transmisión. El calasparreño, forjado en la Escuela Taurina de Albacete, entendió al toro desde el primer momento y ligó una faena en la que hubiera conseguido premio si no hubiese sido por los aceros. Filiberto tuvo que pasar por la enfermería tras un corte en la mano.

El tercero de la tarde, Guasón con el número 20, salió descoordinado de los cuartos traseros. El Presidente lo devolvió a los corrales a petición del público. En su puesto salió de chiqueros Hermoso, se decide correr turno, el que debería ser el cuarto de la tarde. Mario Sotos en sus dos toros estuvo muy bien con el capote. En su faena se ve el trabajo, la voluntad y la entrega del torero en la que es su tercera corrida como matador de toros. El conquense consiguió tandas muy rotundas y ligadas en su primero que se creció en la muleta. El de Buenavista se vino a menos en el final de faena y Sotos dejó una espada trasera y baja, pero certera que le aseguró una oreja. Destacar el tercer par de banderillas de Álvaro Oliver. El sexto de la tarde embestía con mucha velocidad en el capote, pero en muleta estuvo muy descompuesto, deslucido y muy desinteresado. El sobrero no facilitó la lidia al torero que lo mató tras un pinchazo.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Ossa de Montiel (Albacete) con toros de la ganadería de Buenavista.

Esaú Fernández: oreja y dos orejas con vuelta al ruedo del cuarto de la tarde.

Filiberto: ovación y silencio.

Mario Sotos: oreja y silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales