«Desnudó su alma y se dejó llevar por el más puro sentimiento»

Paco Ureña abre la puerta grande de Las Ventas tras la pérdida de visión de su ojo izquierdo ha causa de un pitonazo en la pasada feria de Albacete. Y Antonio Lorca, crítico taurino así lo define «la lidia del segundo toro fue una sucesión de exquisiteces de la mano de un torero que se sintió artista de los pies a la cabeza, desnudó su alma y se dejó llevar por el más puro sentimiento».

Lorca, que escribe de toros en El País con un estilo crítico y muy literario, ha cuidado al detalle todos los momentos en los que Paco Ureña hizo rugir al coso taurino más grande de España. Antonio Lorca siguió su faena en el papel con estas palabras » Cuando citó con la muleta, al toro ya solo le quedaba media vida, entregado en los engaños desde que salió al ruedo. Entendió el torero la calidad del pitón izquierdo, y por ese lado construyó una labor de toreo rebosante de sabor, intermitente eso sí, pero todo un homenaje a la pureza; bien colocado siempre, los naturales nacieron largos, hermosos, de uno en uno ante la creciente oscuridad de su oponente, pero monumentos todos ellos a la grandeza». Ver crónica completa en El País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales