A ti ganadero le hablo

Fuente: Firma Arjona

Francisco Pavón

Son los más afectados en estos momentos. El coronavirus deja en la ganadería a unos cuantos toros que de momento no podrán salir a la plaza. Digo de momento, con la esperanza de vivir un verano y meses de septiembre y octubre cien por cien taurinos. Bienvenido sea si se da el caso.

Todos sabemos en tiempos actuales el gran esfuerzo y trabajo que realizan los ganaderos a la hora de criar un toro bravo. Dejando a un lado cuestiones económicas, que también influyen, se pasan 4 o 5 años para ponerlos a punto. Mucho, muchísimo tiempo de dedicación para ver el resultado de su producto en tan solo 20 minutos. Pura vocación, ilusión y sobre todo muchísima afición. De eso van sobrados.

Se da el caso de que algunas reses bravas (los cinqueños que cumplen), no podrán ser expuestas como es debido. A plaza llena, ante la multitud y en forma de correcto espectáculo. Siempre nos quedará la belleza y la intimidad del tentadero. Culto donde ganadero podrá evaluarlos. Pero claro, nada será igual. La singularidad de una tarde de toros no está comparado con nada. El color, el perfume, el aroma, la belleza, ese ambiente que la hace tan diferente…

Esta teoría en el mejor de los casos, porque no me quiero imaginar lo que supondría para la dehesa brava la suspensión de ferias como Sevilla, Madrid, Valencia, Nimes y todas aquellas otras que van por el mismo camino. Los cuatreños en cierto modo se pueden quedar para el año que viene, pero… ¿Qué hacemos con todos esos cinqueños que salen en la actualidad?

También se da la situación de que el campo bravo es un ciclo de vida continuado, donde el animal se reproduce como es debido. Ante los pocos festejos que se dan, en 2021 se puede vivir una situación de sobreproducción, es decir bastantes más toros que festejos. O en caso extremo, no nos engañemos, directos al matadero. Todo ello unido a los grandes costes económicos que este virus va a provocar en un sector escasos de recursos y ayudas.

Estoy seguro que ahora mismo para muchos de ellos todo esto es secundario. Estarán preocupados por el bien de la fiesta, del aficionado, de la persona que escribe estas líneas.

Hoy va por ti, por toda tu lucha, esfuerzo, trabajo y sacrificio. Por mantener viva la tauromaquia, sin su persona sería imposible. La ilusión no puede con nada, nos hemos sobrepuesto a todo y a todos, no estáis solos en esto. Derrotemos con nuestra faena las consecuencias de ese toro llamado coronavirus. Es momento de estar más unidos que nunca por el bien de la fiesta. Aquí le muestro mis versos:  

A ti ganadero le hablo,

a ti que cuidas el toro, lo mimas

y le entregas tu vida.

A ti ganadero le hablo,

a ti que entiendes al toro,

te fundes con su mirada,

te despiertas con sus andadas.

A ti ganadero le hablo,

a ti que sueñas con el toro,

sueñas con sus embestidas,

con tantas tardes de fracasos y glorias,

que quedan en su memoria.

A ti ganadero le hablo,

a ti que pasas horas y horas en los cercados,

repasando familias,

memorizando reatas…

A ti ganadero le hablo,

a ti que sufres como nadie,

siempre al servicio del toro,

pendiente en todo momento,

para que nada le falte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Redes Sociales